CUIDEMOS NUESTRO PLANETA

sábado, 31 de octubre de 2009





Recorrido al rio vaquero


Este breve artículo surge a patir de lo vivenciado en el Rio Vaquero de la provincia de Salta, lo escribimos con la intención de que los lectores reflexionen y tomen conciencia de la problematicas ambiental que viven los vecinos cerca del río y los riesgos que estan expuestos los mismos, además es una problemáica que afecta a todos; dado que este espacio es considerado como espacio recreativo y de atracción turistica. Al no conservarse este espacio con los cuidamos necesarios se lo esta destruyendo de a poco.
Las problematicas que se observan durante el recorrido son de importancia y hay que tratarlo con urgencia porque por un lado, esta el río (lugar de habitat de diferentes especies) y por otro lado las defensas que sirven de protección para las casas cercanas al río que no son suficientes cuando el mismo crece. También esta presente la problematica de la basura que los vecinos tiran, como ser plásticos, hierro, ruedas, gomas, botellas, entre otros y se convierten en microbasurales.
Las problemáticas ambientales plantean a la humanidad un reto ciertamente difícil: el de evolucionar desde una cultura y unos estilos de vida que se vienen apuntando como insostenibles, poniendo en pie altaernativas que hagan compatibles calidad de vida y conservación ambiental . Responder a este reto significa ser capaces de inventar y/o reconocer salidas, de elegir entre las diferentes alternativas y de pasar a la acción, poniéndolas en práctica, tanto en lo personal como en lo colectivo. ¿ Qué puede apotar la educación a este proceso?
Para ello es fundamental tener en cuenta la educación ambiental. La educación ambiental se identifica a menudo con la divulgación de conocimientos sobre la naturaleza, la sensibilización de los ciudadanos ante la degradación del medio ambiente y la difusión de algunas instrucciones sencillas para reducir nuestro impacto sobre el entorno . ¿ Son estos todos los elementos esenciales de una educación útil para afrontar las crisis ambiental ?
El ser humano ha luchado duro por librarse del yugo de la naturaleza. Y contemplando una moderna ciudad occidental,da la impresión de que lo ha conseguido. La temperatura de los espacios cerrados se puede regular, librándonos de los fríos y calores más extremos; los alimentos estan en los supermercados, independientemente de que la cosecha haya sido buena o no; el agua está disponible con el simple gesto mecánico de abrir un grifo...
La cuidad genera importantísimos problemas ambientales y la mayoría están a la vista. Para que una sociedad se plantee dar respuestas a un problema, en primer lugar: percibirlo como tal - como problema-; y en el medio urbano, un medio diseñado para aislar lo natural resulta muy dificíl, y mucho mas complicado aún identificar las relaciones causa-efecto ligadas a la problemática ambiental, que eran mucho más evidentes en el medio rural. Como ya se ha repetido en numerosas ocasiones, se ha perdido la conciencia de las relaciones entre nuestros actos cotidianos y sus consecuencias ambientales.
Ante la creciente complejidad de nuestro entorno, la educación ambiental encuentra su primer reto: contribuir a enriquecer su interpretación,dejando al descubierto la relación entre acciones humanas y efectos ambientales. Es importante resaltar que no se trata simplemente de aportar información, sino de incidir sobre las capacidades de razonamiento. de los seres humanos.
Tratar de dar respuestas a preguntas ¿còmo?, ¿Qué efectos ambientales están provocando los residuosque generamos?, puede resultar ciertamente dificíl. La mayoría de los ciudadanos nos procesamos nuestros propios residuos, sino que los ponemos en manos de servicios públicos. Estos los puden gestionar de forma diversas: quizá los depositen en un vertedero mal ubicado, contaminado las aguas y los campos de la zona; pueden incinerarlos, enterrarlos; situaciones que padece el Rio Vaquero, en cada caso las implicancias ambientales son diferentes.
La educación ambiental es una herramienta que tiene con fin último transformar la realidad y la única forma que tenemos de transformar la realidad es hacer las cosas de otra manera. ¿Significa esto que los programas de educación ambiental deben perseguir que los destinatarios adpten comportamientos concretos predeterminados?
Sin duda la educación puede ser una herramienta valiosa para propiciar los cambios culturales que nos exige la crisis ambiental. Pero no es la única. Conviene recordar que una parte de los factores que inciden en los comportamientos ecológicos responsables, son ajenos a lo estrictamente educativo. Por ejemplo, lo sencillo y cómodo o bien lo molesto y complicado de ejercitar ciertas conductas proambientales parece influir de forma significativa en la adopción de esas conductas. La cantidad de papel recogido en un programa de reciclaje promovido en un complejo de apartamentos aumentó de manera significativa cuando el número de contenedores fue incrementado y su presencia divulgada. Otros estudios han demostrado que la decisión de los vecinos de participar en programas de reciclaje puede verse influíuda por la cantidad de contenedores y puntos de recogida. También puede ser relevante el espacio necesario para almacenar los residuos.





¿Por qué se dice que la crisis ambiental es una crisis del conocimiento del mundo?
La crisis ambiental es la crisis de nuestro tiempo, esto lo podemos observar en la caminata a vaqueros donde la contaminación visual, atmosférica, visual, sonora es evidente. La crisis ambiental es sobre todo una crisis del conocimiento del mundo, desde este planteo es entendida como una crisis de la civilización, en la que no se encuentra una solución por la vía de la racionalidad teórica e instrumental que construye y destruye al mundo. Por tal motivo aprehender la complejidad ambiental implica un proceso de deconstrucción y reconstrucción del pensamiento. Esta crisis se nos presenta como un limite en lo real que resignifica y reorienta el curso de la historia: limite del crecimiento económico y poblacional; limite de los desequilibrios ecológicos y de las capacidades de sustentación de la vida; limite de la pobreza y la desigualdad social. Pero también crisis del pensamiento occidental: de la “determinación metafísica” que al pensar el ser como ente, abrió la vía de racionalidad científica e instrumental que produjo la modernidad como un orden codificado y fragmentado, como formas de dominio y control del mundo. Se puede considerar entonces que la problemática ambiental mas que una crisis ecológica, es una cuestionamiento del pensamiento y del entendimiento de la ontología y de la epistemología con la que la civilización occidental ha comprendido el ser y las cosas, de la ciencia y la razón tecnológica con las que ha sido dominada la naturaleza y economizado el mundo moderno. Podemos hacer referencia por ejemplo a los cambios catastróficos de la naturaleza que han ocurrido en las diversas fases de la evolución geológica y ecológica del planeta, esta crisis ecológica actual no es un cambio natural, es transformación de la naturaleza inducida por la concepción metafísica, filosófica, ética, científica y tecnológica del mundo. Todas esta cuestiones en relación a la experiencia de la caminata a vaqueros fueron visibles, la contaminación ambiental es conocimiento de todas las personas de la sociedad, la pobreza y el olvido del gobierno también forman parte de ello. La basura acumulada en lo que respecta al espacio del río es innumerable, hay una cantidad de residuos de todo tipo desde botellas, bolsas, papeles hasta ropa, pañales, agua estancada, elementos de bicicletas, todos en mal estado. Esto producía que los habitantes de las zonas cercanas al río sufran un riesgo grave de contaminación en sus hogares y en la mayoría de los niños que se pudo observar. Ante esta situación es necesario que la complejidad ambiental establezca una reflexión sobre la naturaleza del ser, el saber y del conocer; sobre la hibridación del conocimiento en la interdisciplinariedad y la transdisciplinariedad; sobre el dialogo de saberes y la inserción de la subjetividad, los valores y los intereses en la toma de decisiones y en las estrategias de apropiación de la naturaleza. En este sentido aprender a aprender la complejidad ambiental implica una revolución del pensamiento, un cambio de mentalidad, una transformación del conocimiento y las practicas educativas, para construir un nuevo saber y una nueva racionalidad que orienten la construcción de un mundo de sustentabilidad, de equidad, de democracia. Es un re-conocimiento del mundo que habitamos. Por ultimo, se puede estimar que los problemas ambientales son fundamentalmente, problemas del conocimiento, esto tiene fuertes implicaciones para toda política ambiental- que debe pasar por una política del conocimiento- y para la educación. Prender a aprender complejidad ambiental no es un problema del aprendizaje sino de comprensión del conocimiento sobre el mundo. 
HECHO POR : BEATRIZ, JURADO - DAIANA ,CEBALLOS - NOELIA, TOLABA .